Aproximarse al “Pensamiento Toni Nadal”

Toni Nadal Alejandro Ciriza

Resumen

El entrenador más laureado de la historia del tenis Después de 27 años y 75 títulos juntos, Toni Nadal, deja de entrenar a su sobrino Rafa, después de 27 años y 75 títulos juntos. Con un método básico ha evolucionado a uno de los mejores tenistas de la historia. Se separa de la élite en 2018, para regresar a sus orígenes, centrándose en la formación de jóvenes. A partir de unos artículos y entrevistas publicados en el diario El País se puede ver el “pensamiento Toni Nadal”, e incluso penetrar en el leyendo sus propios artículos en: https://elpais.com/autor/antonio_nadal_homar/a o sus libros.

Palabras Clave: Toni Nadal, Educación, Entrenamiento, Tenis

Abstract

The most successful coach in the history of tennis After 27 years and 75 titles together, Toni Nadal, stops training his nephew Rafa, after 27 years and 75 titles together. With a basic method he has evolved into one of the best tennis players in history. It separates from the elite in 2018, to return to its origins, focusing on the formation of young people. From articles and interviews published in the newspaper El País you can see the "thought Toni Nadal", and even penetrate the reading their own articles in: https://elpais.com/autor/antonio_nadal_homar/a or their books.

Keywords: Education, training, tennis

GRACIAS, RAFAEL

TONI NADAL

La Copa de Maestros de esta última semana ha sido el broche final a mi trayectoria como entrenador de mi sobrino Rafael. Doy por concluida una feliz etapa de 27 años que se inició el día en que el hijo de mi hermano Sebastián entró en mi pista de tenis con tan solo tres años. Hoy salgo yo de la suya pero no se acaba aquí mi camino.

Seguiré vinculado al tenis porque mi ilusión y amor por este deporte, por suerte, siguen intactos.

Desde los inicios de la trayectoria tenística de mi sobrino intenté desarrollar en él un carácter fuerte y resolutivo para poder hacer frente a las dificultades del tenis en particular y de la vida en general, con la que siempre he considerado que hay un denominador común.

He sido más molesto que apacible y más exigente que dado al halago. Le he procurado más un punto de insatisfacción que de beneplácito y le he trasladado siempre a él toda la responsabilidad. Siguiendo la sentencia de Francisco de Quevedo —“quien espera en esta vida que todo esté a su gusto, se llevará muchos disgustos”—, yo nunca le facilité las cosas más de la cuenta a Rafael.

He tenido la suerte de convivir con una generación de grandes jugadores, pero siempre he procurado que la defensa de los intereses del mío no me impidieran verlos desde una perspectiva más o menos ecuánime. Nunca he entendido que la rivalidad debiera traspasar los límites del campo de juego ni he considerado a ningún rival como un enemigo. Esto me ha permitido apreciarles, respetarles y aprender de ellos.

Vivimos en una sociedad en la que el fanatismo dominante, en política sobre todo, pero en el resto de los ámbitos también, nos lleva a dar sólo por bueno nuestro punto de vista y a despreciar, infravalorar y hasta odiar, al que piensa o siente distinto a nosotros. Mi apoyo al FC Barcelona, para no moverme del ámbito deportivo, no me lleva a ensalzar exageradamente todas sus actuaciones, como tampoco a vilipendiar a la torera todas las del Real Madrid.

Creo que nos haría bien empezar a moderar nuestras pasiones en el campo deportivo y hacerlo extensivo a todos los demás.

Ha llegado el momento de echar la vista atrás y reconocer y agradecer todo lo que esta profesión me ha dado. Mi gratitud va dirigida a muchas personas más o menos anónimas que a lo largo de muchos años me han acompañado en este viaje.

Muy particularmente quiero señalar a los miembros del equipo que empezó a crecer con la entrada de Carlos Costa, en primer lugar, y con la incorporación de todos los demás, a los que sé que no necesito nombrar uno por uno. A todos ellos les agradezco su entrega, compromiso, buen hacer y, no menos importante, su amistad.

La convivencia con ellos me ha enriquecido enormemente como profesional y, por supuesto, como persona. Quiero expresar mi gratitud, también, a la familia Fluxà por haber querido unir mi nombre al de Iberostar, una empresa familiar y balear ejemplo de valores humanos y prestigio dentro del sector hotelero.

He sido más molesto y exigente que apacible y dado al halago

A todos los periodistas extranjeros y, sobre todo, españoles, que han demostrado tanto rigor como respeto por la figura de mi sobrino y, por extensión, por la mía. No han caído en la práctica del desprestigio cuando las cosas se le han complicado a Rafael.

Hemos sentido mucho más el aliento y la comprensión por parte de los medios que la intención de hacer leña del árbol caído cuando hemos atravesado crisis en el juego o cuando hemos sufrido por las lesiones.

A los aficionados que se han trasladado a los distintos torneos y han adquirido entradas, que han interrumpido su sueño para ver partidos nocturnos, que han apoyado, aplaudido y se han emocionado con las victorias o derrotas de Rafael. Su respaldo y su cariño le han ayudado a levantar muchas copas y mi agradecimiento, por tanto, es inmenso.

Su figura ha engrandecido la mía mucho más de lo que me merezco

Por último y de manera muy especial, debo reconocer y agradecer enormemente, al máximo responsable de mi suerte: mi sobrino Rafael. La relación con él siempre ha sido atípicamente fácil dentro del mundo en el que nos movemos. Gracias a su educación, respeto y pasión he podido desplegar mi manera de entender esta profesión. Gracias a él he vivido experiencias que han superado todos mis sueños como entrenador. He viajado a su lado a sitios increíbles y he conocido a personas relevantes e interesantes de muchos ámbitos. A día de hoy me siento enormemente valorado y querido porque su figura ha engrandecido la mía mucho más de lo que me merezco.

Dice Antonio Muñoz Molina en su ensayo Todo lo que era sólido y respecto a personajes que ocupaban altos cargos justo antes de la crisis, algo parecido a lo siguiente: “Nos creíamos que estaban allí arriba porque son muy capaces e inteligentes; cuando en realidad, muchas veces es al revés. Como están allí arriba, nos hemos llegado a creer que son muy capaces e inteligentes”.

Les dejo con esta idea para evitar cualquier sobrevaloración de mi persona y vuelvo con mis queridos alumnos en Manacor. Gracias de corazón y hasta siempre.

Fuente original: https://elpais.com/autor/antonio_nadal_homar/a

TONI NADAL, EL MAESTRO DE LA FÓRMULA MÍNIMA

ALEJANDRO CIRIZA

Mañana cumplirá 56 años. Está casado con Joana María, es padre de tres adolescentes, Marta, Toni y Joan, y tío de uno de los tenistas más trascendentales de la historia, Rafael, aunque la contracción fonética que emplea en el espacio íntimo lo deja en Rafel. Le apasiona la Antigua Grecia y admira el legado de Sócrates. No defiende un ideario específico, pero se apoya en una máxima de Solón: “Sin método, orden, voluntad, esfuerzo y sacrificio no son posibles ni el genio ni el triunfo”.

Emprendió Derecho e Historia, pero no terminó ninguna de las dos, porque lo que verdaderamente le llenaba era el deporte, y aunque no llegó a ser más que “un jugador de segundo nivel”, un competidor polifacético (ping-pong, natación, ajedrez…), descubrió la plenitud en el ámbito de la formación.

Es Antonio Nadal Homar, más conocido como Toni Nadal. Para su sobrino, ganador de 14 grandes, el tío Natali, su entrenador; en el circuito profesional, Uncle Toni. Lector empedernido, alma inquieta y hombre futbolero, muy del Barça. Una persona a la que le gusta dialogar y sobre todo rebatir, por lo que difícilmente emprende una conversación con otra cosa que no sea una negativa. De ahí el sobrenombre que le puso su amigo Jordi Arrese, excapitán de la Copa Davis: Doctor No. Defiende la austeridad y el minimalismo, y entiende que es imposible disociar su forma de concebir la vida y el deporte. Agnóstico y sin dobleces, se define como “polemista, contradictorio y hasta desesperante”. Ha promovido siempre una fórmula básica, “simple pero efectiva”, y entiende que ha llegado la hora de pasar más tiempo con los suyos.

“No es desgaste, pero ahora, después de tantos años dando vueltas por el mundo, todo cuesta un poco más”, explica a este periódico el entrenador, quien después de casi tres décadas al lado de su sobrino ha decidido dar un paso a un lado a partir de 2018. Así lo confirmó la semana pasada, poniendo fecha a un tándem histórico y ejemplar, considerado indisoluble por muchos. No en vano, nunca un preparador y un tenista habían permanecido tantos años juntos ni habían labrado tantos éxitos como ellos dos, tío y sobrino. Parecía que el binomio continuaría hasta el final, pero el entrenador, “individualista y poco gregario”, marcó el límite del vínculo porque su aportación ha decrecido sensiblemente y prefiere delegar en Carlos Moyá.

El nuestro es un deporte complicado y él consigue que todo parezca fácil” (JORDI ARRESE)

“Rafa es un competidor extraordinario, con unas condiciones increíbles, pero Toni ha sabido sacarle el máximo partido”, reivindica desde Nueva York el segundo técnico del mallorquín, Francis Roig. “Hay que contemplar la decisión con naturalidad. Son muchos años y a Rafa puede venirle bien nuevos puntos de vista. Además, seguro que Toni no se desliga del todo”, agrega Arrese, el hombre que permitió debutar a Nadal en la Copa Davis. “Lo que ha hecho Toni es excepcional. Sin él no se podría entender lo que significa Nadal y este tal vez no hubiera logrado lo que ha logrado”, agrega el catalán Xavi Budó, tutor de Carla Suárez.

Todos ellos elogian la figura del hombre que está detrás del éxito, del técnico que moldeó a un fuera de serie que inicialmente parecía diseñado para triunfar sobre arcilla, pero que con el tiempo se convirtió en un campeón total. “Cuando ves que un tenista ha evolucionado constantemente… Metodologías hay muchas, pero él ha sabido siempre qué tiene entre manos y ha conseguido sacarle el máximo jugo, sobre todo desde el punto de vista emocional. Rafa es el mejor deportista de la historia a nivel mental”, defiende Budó.
“Tiene una perspectiva del tenis profesional muy clara”, detalla Arrese desde la academia en la que invertirá su futuro Toni, en Manacor; “tiene una visión técnica y táctica muy pragmática, siempre simplifica y aclara. Con él, el menos es más, mucho más. El tenis es un deporte complicado y él hace que todo parezca más fácil. Le ha hecho la vida más fácil a Rafa. Quizá aporte menos soluciones técnicas, pero en términos psicológicos es un fenómeno. De todos modos, Rafa se había atrapado con la derecha y este año se ha visto una evolución tremenda que nace en la pretemporada. Ahí han estado él y también Francis”.

“Con él ocurrirá como con los músicos: se les valora cuando ya no están” (XAVI BUDÓ)

El aspecto mental. Los tres técnicos telefoneados inciden en la virtud de su homólogo para dibujar escenarios positivos. “No deja pasar ni un detalle, por eso es duro y pesado. No admite la negatividad ni las excusas”, precisa Arrese. “Él ha forjado la personalidad y el carácter que tiene Rafa. Le educó siempre en la cultura del esfuerzo, en el respeto hacia el rival, sea quien sea, el uno del mundo o el 100. El mérito de todo eso le corresponde a Toni”, interviene Budó. “Siempre que Rafa ha necesitado hablar, él ha estado ahí. Para él todo depende de la disposición que uno tenga hacia las cosas. Él cree que tanto lo bueno como lo malo depende de uno mismo y se lo ha sabido inculcar”, añade el barcelonés Roig.

Con el desmarque programado de Toni, su sobrino descubrirá a partir del próximo año nuevos horizontes, pero sus éxitos perderán un punto de romanticismo, porque en su banquillo ya no estará su entrenador de toda la vida, el hombre singular y genuino que actúa por libre. “Toni aporta una visión muy distinta de la de los técnicos de ahora. Él siempre ha ido un poco a contracorriente. Es muy abierto, sabe escuchar”, subraya Arrese. “Cuando las cosas no han ido bien, él ha sabido llevarlo con más naturalidad que nadie. Y cuando Rafa sufrió la ansiedad, hace dos años, el que más le ayudó para invertirlo fue él”, apostilla Roig. Y concluye Budó: “Tendemos más a destruir que a construir. Con Toni Nadal ocurrirá como con los grandes músicos: se les valora en su verdadera dimensión cuando dejan de estar entre nosotros”.

Fuente original: https://elpais.com/deportes/2017/02/19/actualidad/1487518110_731558.html

“SI ME SINTIERA RELEGADO, NO HABRÍA PERMITIDO QUE MOYÁ ENTRARA EN EL EQUIPO” (Entrevista a Toni Nadal:)

ALEJANDRO CIRIZA

Después de toda una vida circundando el mundo, Toni Nadal (55 años, Manacor) ha decidido que ha llegado la hora de poner pausa a su vida y dar un paso a un lado. El entrenador, orfebre de uno de los tenistas más laureados de la historia, su sobrino Rafael, quiere regresar a sus orígenes y dedicarse de nuevo a la formación. Entiende el técnico que ha concluido una etapa y su rol es distinto, así que la próxima temporada centrará sus energías en el centro que ha proyectado el deportista en Manacor. Así lo anunció el pasado sábado, a su estilo, el de un verso libre, en el marco de un foro profesional en Budapest. En esta charla con EL PAÍS, el preparador detalla los motivos por los que dejará el circuito y profundiza en su vínculo con el ganador de 14 grandes y el resto del cuerpo técnico.

Pregunta. Ni el propio Rafael conocía su decisión. ¿Por qué la anunció de ese modo?
Respuesta. Es todo mucho más sencillo de lo que parece. Iba a dar una charla y me preguntaron por la academia, y yo dije que cada vez estaría más envuelto en la formación. Le dije a un medio italiano que el próximo año me centraría en eso y que no viajaría más con Rafael. No le di excesiva importancia, pero por la tarde participé en otra charla de entrenadores, junto a Magnus Norman [técnico de Stan Wawrinka], e incidí en que para mí lo realmente importante es el trabajo de formación, más que el nuestro en el circuito profesional. Expliqué que cuando Rafael era pequeño decidía yo, pero que a medida que ha ido creciendo, desde que cumplió 17 años y empezó a ganar, yo he ido tomando menos decisiones. Fue así. Fue un error mío. Mi objetivo era potenciar la Academia, no generar revuelo.

P. Después de tantos años y viendo que ahora su sobrino vuelve a brillar, ¿por qué decide dejar el circuito?
R. Tengo tres motivos muy claros. El primero es que ha surgido la posibilidad de la Academia de Manacor, que es una propuesta que me apetece mucho; después, creo que Rafael se encuentra lo suficientemente bien con Moyá, porque Carlos hace un trabajo perfecto con él y eso me satisface mucho; y por último, llevo ya muchos años viajando y creo que ha llegado el momento de estar más tiempo con mis hijos y mi familia. Esta es la realidad de todo, no hay que darle más vueltas al asunto.

P. ¿Cómo es su relación actual con Rafael?
R. La relación es perfecta, pero lógicamente ha evolucionado. Es igual que con mi hijo. A este le digo exactamente qué debe hacer, porque tiene 12 años, pero cuando tenga 18 ya no lo haré y cuando tenga 20 todavía menos. Si con esa edad fuera profesional de algo y ganase un dinero todavía se lo diría menos. La relación con Rafael ha cambiado, claro que sí. Cuando él me dice que quiere ir a la Copa Davis y yo le digo que no, él decide, y eso está bien, es lo correcto. Los periodistas necesitáis contenidos sabrosos, pero la realidad es la que es.

P. ¿Y cuál es exactamente esa realidad?
R. Hay una excelente relación con todos y yo estoy encantado de que Carlos Moyá haya entrado en nuestro equipo; de hecho, estoy encantado con todos. Parece que yo me he distanciado, pero de eso nada. Simplemente veo que determinadas necesidades están cubiertas y yo prefiero dedicarme al tema de la academia, porque me ilusiona y porque creo que se me puede necesitar allí. Además, insisto en que llevo varios años diciéndole a mi familia que cada año se me hace más duro esto de viajar. Es todo tan simple como eso, nada más.

P. Moyá se ha integrado este año en el equipo. ¿Se ha sentido de algún modo desplazado?
R. No, para nada. Si me hubiera sentido relegado, yo no habría permitido que Moyá entrara en el equipo. Durante estos dos primeros meses hemos tenido una relación perfecta. Y no nos olvidemos de Francis Roig, que lleva con nosotros desde 2005 y le ha ayudado en todos estos años. Yo fui quien le propuse que se uniera a nosotros. Nunca me he sentido relegado, de ningún modo. No hay ningún problema, es la realidad. No hay celos ni nada por el estilo. A principio de año, en Australia, ya le comenté a Moyá con la boca pequeña que este sería mi último año, de buen rollo. Eso es todo, no hay más vuelta de hoja que esa.

P. ¿Pero cree que usted ya no puede aportarle nada más a Rafael?
R. Mi aportación no es la misma ahora que cuando Rafael era joven. Es lógico. Si él viaja conmigo y con Francis, o con Francis y Carlos, va a escuchar un 50-50, dos visiones, y eso es enriquecedor. Cuenta con más de una opinión y personalmente opino que es positivo que escuche distintas voces. Eso sí, nuestro mensaje es único. No vamos a darle mensajes contradictorios, eso está claro.

P. Entonces, el de 2017 es su último tour, ¿no es así?
R. Sí. En 2018 viajará Moyá mucho más. Yo dejaré de viajar y estaré en la Academia, lo que no significa que si en un momento puntual Rafael me pide ayuda no vaya a estar a su lado. Si en el centro se me propone algún viaje lo puedo hacer, pero lo que no haré es hacer 30 viajes al año. Si Rafael me dice: puedes venir, yo encantado de la vida, faltaría más. Si me necesita le ayudaré.

P. Y ahora, a continuar con el plan de esta temporada.
R. Mantenemos el plan, totalmente. Si Rafael hubiese decidido ir a Rotterdam, yo ya estaría en Rotterdam.

Fuente original: https://elpais.com/deportes/2017/02/14/actualidad/1487098533_912556.html

LIBROS QUE TRATAN EL PENSAMIENTO DE  TONI NADAL:


SIRVE NADAL RESPONDE SOCRATES
TONI NADALPERE MAS  (2009)

La filosofía de vida de un campeón y de su maestro. Rafa Nadal, uno de los fenómenos deportivos más sorprendentes de la historia, es sinónimo de éxito y de gloria, pero también de sencillez y de humildad. En estos últimos atributos, innatos y aprendidos, es donde reside la clave de su éxito. La figura de Toni Nadal, su tío y entrenador, tiene un valor indiscutible en la carrera del tenista, y su método se erige como uno de los pilares que sostienen al mejor tenista del mundo. En este libro se habla de filosofía y de deporte, de mitos y de realidad, de superación y realización personal, y se demuestra cómo una buena educación en valores unida al talento natural puede llevarnos hasta lo más alto.


TODO SE PUEDE ENTRENAR
TONI NADAL (2015)

Toni Nadal, entrenador de Rafa Nadal desde la infancia, ha logrado convertirse en modelo de una manera de trabajar y de enfocar las relaciones profesionales que, a pesar de su sencillez, resulta profundamente revolucionaria. En “Todo se puede entrenar” hace un repaso a todos los principios que inspiran su exitoso método, comenzando por una tajante defensa de la formación del carácter frente a la formación técnica como pilar indispensable del triunfo. Saber competir ¿en cualquier ámbito? exige no sólo, o no principalmente, poseer una serie de conocimientos en la materia correspondiente y desarrollar destrezas con virtuosismo, sino sobre todo, tener la fortaleza emocional necesaria para afrontar las situaciones de presión y ser capaz de revertir procesos adversos.

Referencias

1. Aproximarse al “Pensamiento Toni Nadal”. Approximate to the "Toni Nadal Thinking" (2018). Toni Nadal. Alejandro Ciriza

Cita en Rev Entren Deport

Toni Nadal Alejandro Ciriza (2018). Aproximarse al “Pensamiento Toni Nadal”. (2).
aproximarse-al-pensamiento-toni-nadal-2420-sa-H5b4505609ec78

0 visitas
Descargar artículo en PDF